Neville y Winston

Chamberlain-vs-Churchill

Neville Chamberlain fue Primer Ministro del Reino Unido en los años previos a la Segunda Guerra Mundial. Fue uno de los responsables de lo que se conoce como “Appeasement” (política de apaciguamiento), que consistió en realizar concesiones a Adolfo Hitler para lograr una paz definitiva. Fue solo uno de los responsables de está política porque, de verdad, toda Inglaterra y toda Europa estaban de acuerdo con arriesgar todo, incluso la propia paz, para evitar una nueva guerra.

Pero Hitler no era un hombre con el que se pudiera negociar: cada concesión era una nueva demanda. En retrospectiva sabemos que ningún apaciguamiento iba a alcanzar, que Hitler quería una guerra. Pero Chamberlain y la mayoría de sus contemporáneos no lo sabían. Un hombre sí lo sabía y ese hombre fue Winston Churchill. Durante la mayor parte de la década de 1930, Churchill fue una voz solitaria que advertía que Inglaterra tenía que rearmarse, que Europa tenía que hacer una alianza militar y que todos debían estar dispuestos a enfrentar a Hitler como única manera de mantener la paz. Ahora sabemos que Churchill tenía razón, que Hitler, y sus generales, sólo sabían de fuerza y que la amenaza de su uso hubiera evitado la guerra y, muy probablemente, hubiera significado el final político de Adolfo Hitler. Y esto se hubiera logrado sin millones de muertos.

Los profetas nunca son bienvenidos y Chamberlain y sus aliados evitaron durante años que Churchill ocupara algún puesto político, que su experiencia y la situación de Europa ameritaba. Pero Churchill tenía su banca en la Cámara de los Comunes y tenía su pluma y su oratoria: poco a poco él, y la realidad, fueron convenciendo a los ingleses, y al resto de Europa, que Hitler era una amenaza y que ninguna concesión iba a evitar la guerra.

Y al final la guerra vino. Chamberlain había estado equivocado y Churchill, finalmente, fue reivindicado. Chamberlain renunció y, destruido en cuerpo y espiritu, murió al poco tiempo del inicio de las hostilidades. Lo sucedió su enemigo político, Winston Churchill, que conduciría a su país de la derrota a la victoria.

A Churchill le tocó hablar en el funeral de su rival, del hombre que había querido destruir su carrera política y a quien no debía ningún favor. Pero Churchill eligió estas palabras para despedir a su antecesor:

“No se les permite a los seres humanos -felizmente, porque sino la vida sería intolerable-, prevenir o predecir el curso de los acontecimientos. En un momento, parecería que un curso de acción era el correcto; en otro, que era el equivocado. La historia, con su esquiva luz, tropieza con el camino del pasado, intenta reconstruir sus escenas, intenta revivir sus ecos e intenta encender nuevamente las pasiones de otros días ¿De qué sirve todo esto? La única guía de un hombre es su conciencia, el único escudo para su memoria es la rectitud y sinceridad de sus acciones. Es muy imprudente caminar la vida sin este escudo porque muchas veces somos burlados por el fracaso de nuestras esperanzas y el error de nuestros cálculos. Pero con este escudo, sin importar nuestro destino, caminamos entre los honorables. Le tocó a Neville Chamberlain, en una de las crisis supremas de la humanidad, ser contradecido por los hechos, le tocó que fracasarán sus esperanzas y le tocó ser engañado y estafado por un hombre malvado. ¿Pero cuales fueron esas esperanzas que fracasaron? ¿Cuales fueron esos sueños frustrados? ¿Cuál fue esa fé abusada? Fueron los más benévolos y nobles instintos del corazón humano: el amor a la paz, el trabajo por la paz, la lucha por la paz y la persecución de la paz, aún a gran riesgo y, ciertamente, sin importar el clamor general ni la propia popularidad”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: