La parábola del destapador

Pedro no pudo hallar el destapador. Quiso abrir la botella de Sprite con la boca y se partió un diente. Fue al consultorio de un dentista, sin turno. El dentista le extrajo la pieza dañada usando el mismo destapador que Pedro no había podido encontrar. Moraleja: se tu mismo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: