Deconstruyendo Deudas

La ausencia de una planificación a mediano-largo plazo para el caso de un viaje hace, justamente de eso, algo sumamente interesante. Léase y entiéndase de ahora en adelante viaje en la forma en la que al menos quien escribe estas líneas lo está haciendo: viajar por Sudamérica sin fecha fija de retorno.

Si bien no se establece una planificación absoluta, hay factores o variables que influyen o pueden hacerlo en el transcurso del tiempo. En la determinación de rumbos a seguir,decisiones a tomar,etc. Los tiempos son otros, claro está. Pero una decisión por más mínima que parezca o efectivamente lo sea, puede cambiar drásticamente el rumbo-no rumbo del viaje. Uno se vuelve un jugador full time. Y el juego de la no-certeza y las incertidumbres muchas veces es casi adrenalina. Jugador sin todas las herramientas, sin todas las informaciones necesarias y la mayoría de las veces sin ningún tipo de seguridad sobre el resultado. Pero es, en definitiva, el juego que uno decidió jugar cuando estaba armando la mochila grande.

Sin embargo, esta ausencia de seguridades y planificaciones certeras no eliminan otras variables. Variables deseo y motivación,  variables guía. Un deseo entendido como intención. Un ideal como motivación. La zanahoria delante del burro. Uno es el burro que se cuelga su propia zanahoria. Una deuda. La deuda de cumplir con un objetivo, un deseo y que eso active como guía. Quiero empezar por acá y en algún momento llegar a esto otro. Ya veremos cómo -incluso sin las planificaciones anteriormente nombradas- se llega a cumplir ese deseo/objetivo.

Hay una tradición o costumbre que suele hacer mucha gente-estoy totalmente incluído- todas las madrugadas en las que se cambia de año calendario. Comer doce uvas. Doce uvas que representan los doce meses del año siguiente. Por cada uva-mes, un deseo (una guía?). Mientras disfrutaba las doce uvas los primeros minutos del 2014, tenía la casi seguridad -o la firme decisión- de que iba a viajar. Era un jugador con mayoría de las cartas de mi lado. A comer las uvas y pensar deseos/objetivos/guías para tratar de cumplirlas en el año. Las que podía o dependían de mí. Eran deudas. Ni deuda con AFIP, ni deuda hipotecaria, ni con mis viejos o algún amigo. Deudas personales. Conmigo mismo. La propia zanahoria que uno se va colgando. Esa zanahoria que muchas veces sigue ahí mucho tiempo. Porque justamente es una deuda con uno mismo. Mi otro yo no va a dejar de pagarme, no va a dejar de hablarme y mucho menos dejarme en la calle por no saldar esa deuda. Simplemente da vueltas en la cabeza. Hasta que esa deuda sí se empieza a pagar.

Las auto deudas más importantes eran varias. Había objetivos también. Pero para cumplir esos objetivos había que ir saldando de a poco las deudas. Visto desde una perspectiva gramsciana, la estrategia no es asaltar el Palacio de Invierno de una. Sino ir de a poco. Guerra de trincheras. Deuda por deuda. Y muchas veces el Palacio de Invierno no es uno solo. Son varios. La multiplicidad de objetivos grandes multiplica entonces los caminos, los tiempos y reformula constantemente las estrategias a corto plazo. El juego cambia todo el tiempo.

Empecé el 2014 comiéndome esas uvas en forma de deseo, en forma de objetivo y en forma de deuda. Cerré el año habiéndo cumplido unas cuantas deudas y tal vez las más determinantes para darle impulso a lo que fue el año y sobre todo el viaje en sí. Para seguirlo. La ausencia de planificación a mediano-largo plazo en el camino más que un problema o contratiempo es entonces otro factor determinante. El viaje se vive en -y al- día a día. Es parte del juego que uno decide jugar, donde muchas veces se gana y el resultado se disfruta mucho más.

Negar o evitar una planificación es absolutamente válido. Es el factor adrenalina necesario. Lo que no se debe perder de vista y sostener son las deudas a cumplir, los deseos y las guías que son lo que en realidad, determinan y construyen el camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: