Cuestión de género

Fundada en 1764 con el objetivo de ejercitar el uso de la retórica y la argumentación, la Sociedad Especulativa (Speculative Society) es el más antiguo de los grupos de alumnos y graduados de la Universidad de Edimburgo. Entre sus miembros estuvieron los escritores Robert Louis Stevenson y Walter Scott, el matemático John Playfair, el reverendo Henry Duncan —conocido por haber creado, en 1810, la primera caja de ahorros del mundo— y Cyrus Griffin, presidente del Congreso Continental, la primera junta de gobierno de los Estados Unidos.

Fue Walter Scott el que propuso —e impuso— que la retórica y la argumentación no fueran empleadas sólo para discutir filosofía sino que la Sociedad debía ser un grupo de debate político. Se convirtió entonces en un foco de intelectuales que apoyaban al partido Whig, que ya no existe y que representaba al más puro liberalismo escocés: libertad de comerciar, libertad de cultos y anti-esclavitud.

Décadas más tarde John Stuart Mill fundó un capítulo de la Sociedad en Londres y también hubo uno en Cambridge. Sólo el de Edimburgo subsiste hasta hoy.

La Sociedad Especulativa no mantiene un vínculo formal con la Universidad, que de todos modos le presta, desde hace más de doscientos años, un salón de reuniones en la planta baja del Old College, donde estudió Darwin y que hoy es la facultad de derecho. Fue justamente ese cuarto el que hizo que la Sociedad volviera, esta semana, a la tapa de los diarios.

Old College cerrará sus puertas en unas semanas durante cinco años en una faraónica obra de refacción. La facultad de derecho está conmocionada por la novedad, puesto que se convertirá en la escuela paria que pide prestadas aulas a las demás para dar clases. A raíz de la refacción, la Sociedad se acercó a las autoridades de la Universidad para saber qué iba a pasar con su salón de la planta baja. La reacción fue, por decirlo de algún modo, escocesa.

El principal —una figura equivalente al rector, pues la rectora oficialmente es la princesa Ana— se puso a estudiar el caso y se dio cuenta de dos cosas: primero, la Sociedad no tiene ningún vínculo legal con la Universidad y no obstante no paga ningún alquiler por el uso del salón; segundo, si la Sociedad quiere seguir usando gratis el salón debe aceptar el código de ética de la Universidad, que incluye en un artículo que “los grupos universitarios deben garantizar la igualdad de género”.

La Sociedad Especulativa no es un grupo cerrado pero sí discreto. Para ingresar uno debe ser propuesto por otro miembro, que lo somete a votación de todos los demás. Supuestamente no hay ningún juramento secreto, pero aún hoy poco se sabe acerca de sus miembros, entre los cuales se supone que hay alumnos, profesores, intelectuales, jueces y diputados. Lo que no hay en la Sociedad son mujeres.

Como mudar la sede de la Sociedad no era una opción y pagar un alquiler, en la frugal Escocia, tampoco, sus miembros finalmente decidieron firmar el código de ética de la Universidad. Y por primera vez abrieron al público la membresía.

La Universidad se comprometió a que el salón de la planta baja de Old College estará exento de la refacción. La Sociedad, por su parte, puso un aviso en el diario: “Se buscan mujeres”.
Anuncios

Un Comentario

  1. @splendidmendax

    Cuando Stevenson se propuso escribir La Isla del Tesoro, a pedido del hijo de su pareja, cumplió con un pedido de éste: nada de mujeres en la trama.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: